Loading...
Blog
11
02
2018
agresor a punto de golpear

Indicaciones físicas de un posible agresor antes de su ataque.

Hay multitud de indicadores pre-agresión que los seres humanos, al igual que los animales,  mostramos sin darnos cuenta. Estos indicadores en el atacante son resultado de la inyección natural de adrenalina que sufre su cuerpo ante la inmediatez del encuentro con violencia del que va ser partícipe.

Estos indicadores son un reflejo instintivo, aunque con entrenamiento los agresores pueden minimizar esta reacción y ocultarlos. También existen indicadores en la víctima que hacen que sea escogida o no por el agresor, pero en este post nos centraremos en la persona atacante.

Esta es una lista de posibles señales involuntarias de alguien cuando va a cometer una agresión violenta:

  • Cambio de postura hacia una posición de ataque: el agresor desliza un pie hacia atrás para tener un mejor equilibrio y carga su brazo fuerte (lo que solemos llamar una posición de lucha) para poder golpear usando también la fuerza del peso de su cuerpo en el golpe.
  • Cierre de puños: Uno de los efectos de estar mentalmente predispuesto a la lucha es que la sangre es impulsada desde las extremidades a los grupos de músculos principales para que funcionen más efectivamente. Esto hace que instintivamente cerremos nuestros puños para bombear mejor esa sangre. También cerrar los puños es un reflejo mental de golpear con inmediatez, ya que endurecemos nuestra mano para usarla como arma.
  • Un ligero temblor: el agresor se encuentra debido a la adrenalina en un estado de excitación por el ataque inminente que va a perpetrar y le tiemblan las rodillas y manos.
  • Respiración rápida: es una indicación de que el agresor está en una situación de excitación y a la vez nos indica de que el cuerpo está bombeando más oxígeno a los músculos porque va a utilizarlos de forma explosiva (ataque).
  • El agresor evita el contacto directo con tus ojos a pesar de estar observándote: el agresor no te enfoca la mirada directamente a los ojos para que no te concentres en él, es una forma que utilizan todos los animales para distraer la atención tanto de los cazadores como de las presas.
  • Gestos faciales: los gestos musculares de la cara del agresor serán rápidos y nerviosos(también usará sus manos rascándose, tocándose la nariz…), no solo porque muestran la tensión que tiene por el ataque que va a realizar sino que también es una señal instintiva de que quiere ocultar su rostro para que no lo reconozcamos.
  • Postura erguida (pecho hinchado): en la naturaleza casi todos los animales ante una pelea hinchan sus pechos y se yerguen todo lo que pueden para intimidar a su adversario. Nuestro posible agresor hará lo mismo.
  • Mirada fija en alguna parte vulnerable de tu cuerpo: el agresor puede tener la concentración totalmente enfocada en el punto de su ataque.
  • Caminando de lado a lado en un espacio muy pequeño: el agresor tiene una subida de adrenalina ante el inminente uso de la violencia y necesita descargar la energía de su excitación mediante ejercicio físico por lo que se mueve nervioso en un espacio muy pequeño.
  • Vigilando las inmediaciones: el agresor vigila con su mirada las inmediaciones del lugar elegido para su agresión, buscando posibles testigos y gente que pueda evitar la agresión.
  • Fosas nasales muy abiertas: el atacante tiene las fosas de su nariz exageradamente abiertas, debido a que respira de forma nerviosa y necesita oxigeno extra.
  • Movimientos rápidos de boca y mandíbula: la tensión del momento pre-ataque se refleja en la boca del agresor. Justo antes del ataque cerrara con fuerza la boca para imprimir tensión y fuerza al resto de los grupos musculares.
  • Venas del cuello hincadas: reflejan el aumento del pulso por la adrenalina en momentos previos a la agresión que va a realizar una persona.
  • Dilatación de pupilas: los ojos de todos los animales se dilatan cuando se enfrentan a un momento de peligro, tanto si se es un agresor como si se es agredido.
  • Gesticulación con los brazos excesiva en nuestro espacio cercano: aparte de reflejar los nervios del agresor también puede ser un indicativo de que un agresor intenta camuflar los movimientos de su ataque con gestos extraños.
  • Levantar las manos y brazos a la altura de la cara y el pecho: el agresor levanta sus manos y las sitúa en la posición óptima para realizar con ellas un ataque.
  • Reto físico: algunas veces el agresor nos reta físicamente antes de la pelea, como los animales salvajes en la naturaleza. Para ello nos puede tocar, empujar, tropezar con nosotros…todo lo que conllevo un contacto físico previo. Esto indica que aún no están preparados del todo para su ataque y buscan reafirmarse en sus intenciones mientras ganan un pequeño espacio de tiempo para acabar de preparar mental y físicamente su ataque.

 

Estos son unos cuantos indicadores físicos que podemos tener en cuenta para nuestra seguridad personal. Unidos a nuestro propio instinto, que como en el caso del agresor, es un reflejo animal que siempre tenemos a nuestra disposición y al que tenemos que hacer caso. Si nuestro instinto nos dice que podemos estar ante una situación de peligro posiblemente lo estemos y lo más sensato que podemos hacer en ese momento es fiarnos de él.

Si conoces alguna señal física en el atacante pre-agresión distinta a estas no dudas en apuntárnosla en los comentarios,  para Combat Krav Maga-Evolution Barcelona vuestras propias experiencias y conocimientos son muy importantes para crecer en nuestro sistema de defensa personal.

 

Comment
2
Adan

Muy bueno hermanos,kida

fightadmin

Gracias por tu comentario….esperamos que este blog sirva para ayudar a todo el mundo, incluidos nosotros, a mejorar su seguridad personal y la de sus seres queridos. En poco tiempo empezaremos con videoclases en nuestros canales de Youtube y Vimeo, añadiremos contenido de seminarios y cursos en otras partes de España….queremos ofrecer un buen blog de calidad. Por supuesto iremos informando por aquí

Leave a reply